Azərbaycan versiyası
Discurso de apertura del organizador de la conferencia Excmo. Sr. Dr. Ali Evsen, Presidente del Grupo de Empresas "Evsen"
Estimada Sra. Secretaria de Estado!
Estimado Sr. Consejero!
Eminentísimo y Reverendísimo Sr. Cardenal!
Eminentísimo Sheij-ul Islam de Azerbaiyán y todo el Cáucaso!
Estimados representantes de İrán, Iraq, Israel!
Reverendísimos representantes de Confesiones religiosas!
Excelentísimos diplomáticos!
Estimado Sr. Rector!
Estimados representantes de la prensa!
Señoras y Señores, queridos invitados!

Antes que nada, quería expresar en nombre propio y en el de todo el comité de organización nuestro más profundo agradecimiento por honrarnos con su presencia y por darnos la oportunidad de poder compartir con todos ustedes esta I Jornada sobre las Religiones y su contribución a la Concordia y a la Paz, que nos reunió a todos bajo el concepto de suprema importancia y que nos acompaña en cada momento del día.

Estimadas Sras y Señores,El panorama que estamos contemplando en estos momentos- el hecho que ha reunido a los representantes de distintas confesiones en un entorno común, manifiesta nuestra respuesta a todos los enemigos de la religión y representa nuestra lucha común contra ellos.
Estimadas Sras. y Sres., Quisiera empezar mi discurso con la Aleya 136 de la segunda Sura de nuestro Sagrado Corán: En nombre de Alláh Clemente y Misericordioso- "Díganles que creemos en Alláh, en lo que nos fue revelado: en el Corán, en Abraham, en Ismael, en Isaac, en Jacob y en los descendientes de los hijos de Jacob, en el Tora (Tevrat), en la Biblia que fueron revelados a Moisés y a Jesús y en todo lo que fue revelado a otros Profetas por el Todopoderoso. No discriminamos entre ellos, y estamos sometemos a El".
Estimados invitados,En el Noble Corán se dice que Alláh Clemente y Misericordioso, reuniendo a sus ángeles dijo: "Voy a crear en la tierra a un representante mío". Tras crear a Adán, ordenó a sus ángeles que se postraran ante él. Se postraron todos menos Ibis (el Satán). Dios le pregunto: "que te impide postrarte habiéndotelo ordenado?" Satanás le contesto:" Yo soy mejor que él, a mi me creaste de fuego, mientras que a él lo has creado de barro". Dios le descendió del cielo por su soberbia e inobediencia. Satán: "Concédeme un plazo hasta el día en que sean devueltos a la vida, puesto que me has extraviado, yo les hare difícil tu camino recto. Los abordare por la derecha y por la izquierda y a la mayor parte de ellos no les encontraras agradecidos" dijo. Dios le replicó" Todos los incrédulos desviados junto a ti, arderéis en las llamas del infierno".
Estimadas Sras. y Sres.Como se ha visto, Satanás empezó a corromper la fe de los creyentes por nuestros primeros padres, haciéndoles caer en su causa y lo sigue haciendo hasta ahora haciéndose más fuerte aun.
En este sentido, el papel de los padres, de la familia es fundamental.
Lamentablemente, hoy en día, existen algunos jóvenes de religión musulmana, cristiana o judía, con carreras universitarias que poseen muy escasa información o desconocen la religión a la que pertenecen. Esta ignorancia les hace más vulnerables ante las tentaciones y persuasiones. Para prevenir estos casos, ayudemos a nuestros hijos a aprender sin temor los valores de su religión, protegiéndoles de las trampas del Satán y de sus discípulos en la tierra. Enseñémosles que en sus momentos más difíciles, cuando se sienten impotentes e indefensos el amor divino es el que les aclarara los caminos, despejando sus dudas, dándoles la fuerza necesaria para vencer el mal. Protejamos a nuestros hijos- a nuestra nueva generación. Nuestro Dios Todopoderoso en todos sus libros sagrados nos recuerda: "Creedme, permaneced firmes en vuestra fe y orad, por que vuestra fe y vuestras oraciones os protegerán de todos los males y maldades. Al final, me seréis devueltos a mí, no sigáis los pasos del Satán para no quemaros en las llamas del infierno. Es el enemigo del ser humano, es una enfermedad dentro de vosotros, protegeos de él".
Estimada Presidencia, Estimadas Sras. y Sres.! En este día tan importante, cuando más que nunca necesitamos la paz, unión y la concordia, luchemos todos juntos contra los intentos de los incrédulos de enfrentar por diversas excusas a los creyentes de distintas religiones preservando la igualdad y la fraternidad, con la fuerza de la primera emoción del Profeta Abraham inspirado por el espíritu divino del Todopoderoso.

Queridos amigos! Estamos ante un mundo turbulento, lleno de confrontaciones y guerras entre hermanos como ocurre en Iraq, Siria, donde las culturas compartidas a lo largo de los siglos y la riqueza de los valores de la religión peligran a extinguirse y donde los ataques terroristas como las de Turquía, Arabia Saudí, Irán, Rusia, Francia, Estados Unidos se llevaron las vidas de miles de personas de población civil.
Nosotros por nuestra parte, condenamos y rechazamos firmemente esta barbarie, considerándolo un crimen contra la humanidad.
Estas y otras razones, ponen en evidencia la necesidad de divulgación y promoción de los valores espirituales en el contexto del diálogo interreligioso mediante la celebración de actos de parecida índole.

Estimada Sra. Secretaria de Estado! Ruego trasmitir mi más profundo respeto y consideración a Su Majestad El Rey de España, por su apoyo al diálogo interreligioso y a la multiculturalidad y en su persona, a todo el pueblo español que es el ejemplo de tolerancia en el mundo.

Excelentísimo. Sr. Embajador de Turquía! Ruego trasmitir mi más profundo agradecimiento al Presidente de la Republica por su apoyo al trabajo en el ámbito de tolerancia, a la protección de la unidad del Islam y la defensa de los derechos de las minorías del país.

Estimado Sr. Consejero! Ruego trasladar al Presidente de Azerbaiyán mi más profundo agradecimiento y consideración por su apoyo y impulso en preservar y desarrollar las tradiciones de tolerancia y multiculturalismo en el país.
Así mismo, quisiera subrayar particularmente, el importante papel del Eminentísimo Gran Muftí de todo el Cáucaso y darle las gracias por sus iniciativas junto con las del Presidente, con el fin de asegurar el dialogo y la pacífica convivencia entre los representantes de distintas confesiones en Azerbaiyán y de convertir el País a un ejemplo a seguir.
Y terminando mi discurso, una vez más reitero mi agradecimiento a todos ustedes por compartir un tema tan actual e importante de nuestros días honrándonos con su presencia y le pido a Dios Clemente y Misericordioso, que nos regale un mundo lleno de paz, fraternidad, concordia y amor que tanto necesitamos hoy en día. Con estas palabras doy por comienzo este acto, deseando que se culmine con éxito. Gracias.

Palabras del Moderador de la Jornada el Ilmo. Sr.D. Silverio Nieto Núñez
Es una bendición encontrarnos aquí juntos, personalidades musulmanas, cristiano ortodoxas, católicos y judíos.
Especialmente agradecidos al Dr. Alí Evsen, a cuya iniciativa, ilusión, trabajo e interés se debe en gran parte que podamos celebrar este acto así como también al interés del Sr. Embajador de Azerbaiyán en España, el Excmo. Sr. Anar Maharramov, que tan dignamente representa a su país ante el Reino de España y que, conjuntamente con la Universidad Católica de Murcia, patrocinan este evento.
Agradecemos la presencia de la Doña Carmen Sánchez-Cortés, Secretaria de Estado de Justicia y de D. Javier Herrera, Director General de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones.
Damos la bienvenida a España al Gran Muftí de Azerbaiyán y de todo el Cáucaso, así como la de los demás integrantes de la Delegación de Azerbaiyán: el Sr. Consejero de Estado para los Asuntos Interétnicos, Multiculturales y Religiosos; el Presidente del Comité Estatal para el trabajo con las Organizaciones religiosas; el Arzobispo de la Iglesia Ortodoxa; Obispo-Prefecto Apostólico de la Iglesia católica, el Jefe de la Comunidad Judía y el Sr. Rector de la Universidad Estatal de Bakú.
Agradecidos también al Eminentísimo Sr. Cardenal D. Antonio Cañizares, que ha viajado expresamente desde Valencia para acompañarnos esta tarde. Al Arzobispo Nicolaos Matti, de la Iglesia Siriaca Ortodoxa, gracias por su presencia.

También a la ex presidenta de Israel, Dalia Itzik, al Vice Ministro de Irán y al Rector de la Universidad Edalat, al representante de Irak y a los Sres. Embajadores, miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en España, que en número tan importante asisten a este acto.
A los Magistrados del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo, Audiencia Nacional, Abogados del Estado, abogados, empresarios, profesores de distintas Universidades y a los universitarios que nos acompañan.
Quiero hacer extensivo el agradecimiento a las personalidades que, por razones de agenda no han podido asistir, pero que han enviado carta de adhesión a actos que promueven el dialogo no solo entre religiones, sino también entre culturas.
A todos muchas gracias por su presencia, y pido disculpas por anticipado si el acto se alarga un poco, ya que son numerosas las personalidades que quieren intervenir, aunque el tiempo de que disponen sea muy breve. Gracias de nuevo y bienvenidos.

Saludo del Excmo.Sr. D. Kamal Abdullayev, Consejero de Estado de la Republica de Azerbaiyán para los Asuntos Multietnicos, Multiculturales y Interreligiosos
Estimados participantes de la Conferencia!
En primer lugar, quisiera saludar y desearles mucho éxito en todas sus iniciativas y cometidos.

Hoy en día, la Republica de Azerbaiyán es uno de los países- ejemplos en el sentido de equilibrio correcto de la diversidad étnica y cultural en la sociedad. Azerbaiyán ha hecho grandes progresos al respecto. El indicador principal de ello, es la inexistencia de las confrontaciones de origen étnico, religioso y racial. Los cimientos de este progreso han sido establecidos por el Líder Nacional Haydar Aliyev y se sigue desarrollando gracias a la exitosa política multicultural que se está llevando a cabo por su digno sucesor, el Presidente de la Republica Ilham Aliyev.
"La composición multiétnica de la población de Azerbaiyán es nuestro patrimonio, nuestra ventaja. Lo valoramos y lo seguiremos manteniendo" - dijo nuestro Líder Nacional y a partir de allí dirigió toda su actividad política en esta dirección.
Entre las medidas más importantes adoptadas por el gobierno en el ámbito de la preservación de las tradiciones multiculturales, es su reflejo en los documentos legales, así como en la Constitución de la Republica de Azerbaiyán. Por lo tanto, el principio de tolerancia que constituye la base de la política de multiculturalidad, se identifica claramente en varios artículos de la Constitución, como el párrafo del artículo 21 sobre el "Idioma del Estado", el párrafo 3 del artículo 25 sobre el "Derecho de la igualdad", los párrafos 1 y 2 del artículo 44 sobre el "Derecho de la identidad religiosa" y los párrafos 1 y 2 del artículo 45 sobre el "Derecho del uso de la lengua materna", entre otros. El Líder Nacional sugirió el principio de "Azerbaiyanismo" que es la base fundamentalmente moral del multiculturalismo como una ideología nacional.

Algunos países, desde la más remota antigüedad pasaron por alto cualquier diversidad, adquiriéndose la forma de una comunidad monoétnica, evitando los puntos de encuentro étnico con otras culturas. En otros países, en cambio, la diversidad se ha desarrollado desde el principio de su aparición. En el primer caso, el resultado real que se reflejó en la sociedad, es que ,los valores multiculturales exógenos, en un país que se ha formado únicamente con sus propios valores, en los países herméticos étnicamente, no pueden encajar adquiriendo un carácter artificial. Sin embargo, en los países donde estos valores se han ido formando desde el principio, de forma natural, el proceso de integración de otras culturas es más fácil, son mucho más receptivos.
Azerbaiyán es unos de estos países que ha adquirido una armonía la diversidad, por lo tanto, no es sorprendente, que mientras que algunos países occidentales fracasaron en multiculturalismo, en Azerbaiyán este concepto se ha establecido como una política del Estado.
Por supuesto, en comparación con otros países de Europa Occidental, Azerbaiyán tiene menos experiencia real en el ámbito del desarrollo democrático, pero si, mucha experiencia espiritual. De hecho, en las obras más antiguas de nuestra literatura, se reflejan claramente los principios democráticos de nuestro País.
En la actualidad, se ha formado una doble visión del multiculturalismo. La visión positiva y la visión negativa. La negativa, se formó por David Cameron, el ex Primer Ministro de Gran Bretaña y la positiva por el Presidente Ilham Aliyev. La formación de estos dos polos opuestos es el resultado de lo que actualmente está ocurriendo en el mundo.
Al comienzo del siglo XXI, algunos países Occidentales, por razones objetivas o subjetivas, se enfrentaron con los graves problemas en la regulación de la diversidad étnica y cultural de la sociedad. En respuesta a ello, los países como Alemania, Francia, Gran Bretaña declararon fracasada la política de multiculturalismo por su ineficacia, justificándolo con la negativa de la integración en la sociedad de las minorías étnicas residentes en sus territorios.
Esta actitud pesimista de los países la resumió David Cameron el 5 de febrero de 2011, en la 47ª Conferencia de Seguridad en Múnich. Su posición fue considerada como una guerra declarada a la visión optimista del multiculturalismo.
Hoy en día, en Azerbaiyán, el Presidente Ilham Aliyev está demostrando una visión optimista y la voluntad política contra la negatividad de David Cameron y apoyándose en los valores multiculturales propias del País, hace la siguiente declaración: "Hoy en día, no hay otra alternativa al Multiculturalismo en el Mundo".
Actualmente, estamos poniendo en evidencia el concepto de la Seguridad Multicultural.
La Seguridad Multicultural significa la preservación de los valores culturales de los grupos étnicos, de los pueblos, independientemente de sus diferencias étnicas, religiosas, raciales o culturales. Si los problemas que surjan en el ámbito de la seguridad multicultural vayan a más, podrían resultar con las confrontaciones serias de origen étnico, religioso y racial. El reciente aumento del radicalismo étnico y religioso, la xenofobia, antisemitismo y la islamofóbia es un claro ejemplo de ello.

La Seguridad Multicultural consiste en una serie de principios que condicionan la auto calificación del Estado como un organismo seguro de sí mismo, justo e innovador. La fidelidad a estos principios, fortalece y estimula los sentimientos como la piedad, la compasión, la comprensión, la simpatía, la bondad y la buena fe entre los miembros de la Sociedad.
Los principios de la Seguridad Multicultural son los siguientes:
1. La dirección de la actitud política equitativa en relación con todas las confesiones religiosas integrantes de la Sociedad.
2. El apoyo estatal en el contexto de la preservación de la diversidad nacional.
3. La prestación del apoyo por parte del Estado y de la Sociedad y su colaboración en protección de la diversidad étnica y cultural existente en el País.

El análisis de la Seguridad Multicultural en el ejemplo de Azerbaiyán demuestra que el respeto de sus principios, revela la riqueza de su potencial interior más profunda, así como añade matices positivos en su imagen internacional. Este último punto se acentuó reiteradamente por parte de los integrantes de las delegaciones internacionales en el 7º Foro Global de la Alianza de las Civilizaciones de la ONU celebrado en Bakú, los días 25-27 de abril de 2016.
Con el fin de fortalecer aún más la Seguridad Multicultural, el Presidente Ilham Aliyev está llevando a cabo una serie de medidas. El Presidente otorga una gran importancia a la política de multiculturalismo, en la regulación de la diversidad étnica y cultural en el país.Como un ejemplo de ello, debemos mencionar en primer lugar, la creación del Consejo de Estado en los Asuntos Interétnicos, Multiculturales e Interreligiosos, el 28 de febrero de 2014, la creación del Centro de Multiculturalismo Internacional de Bakú el 15 de mayo de 2014, así como la proclamación del año 2016 como el "Año de Multiculturalismo" en Azerbaiyán. Cada una de estas instituciones y los decretos, están destinados a garantizar y asegurar la seguridad de la multiculturalidad en Azerbaiyán.Finalizo mi intervención, deseando una vez más un exitoso desarrollo de la Jornada. Gracias por su atención.

Saludo del Exmo. Sr. Anar Maharramov, Embajador de la Republica de Azerbaiyán en España
¡Estimados participantes e invitados,
Señoras y Señores!


Quiero darles la más cordial bienvenida a la Primera Jornada sobre las Religiones y su Contribución a la Concordia y la Paz, organizadas con finalidad de destacar el papel de la religión en la paz, la tolerancia y la consolidación de la sociedad. La elección de España como país de celebración de este evento está relacionada con el hecho de que la Alianza de las Civilizaciones fue establecida en 2005 por la iniciativa de los Gobiernos de España y Turquía.
Cabe destacar que el Gobierno de Azerbaiyán otorga gran importancia a la aportación de las confesiones religiosas a las cuestiones de paz y diálogo intercultural. Es bien sabido que la capital de Azerbaiyán, Bakú, se ha convertido en la plataforma internacional, donde se definen las medidas para aliviar la tensión, acercar los países, civilizaciones y religiones. Un ejemplo de ello es la celebración, en el año 2016, del VII Foro Global de la Alianza de las Civilizaciones de la ONU, el IV Foro Global de Bakú y el V Foro Internacional Humanitario. En los Foros mencionados, entre otras cuestiones, fueron tratados desafíos de la actualidad, prevención de los conflictos para el mantenimiento de la paz, multiculturalismo y diálogo interreligioso.
Con sus características de alto nivel de tolerancia, Azerbaiyán es un país modelo en el diálogo intercultural. Desde este punto de vista, la creación del Centro Internacional Nizamí Gandzaví que lleva a cabo las iniciativas de paz, el Centro Internacional del Multiculturalismo y la celebración 2016 como el Año del Multiculturalismo son unos pasos más, encaminados para la promoción de estos valores. Valorando la contribución de la religión a la afirmación de la concordia y la consolidación de la paz, la Fundación Heydar Aliyev apoya los proyectos para la preservación de la herencia religioso-cultural no solo en Azerbaiyán, sino en todo el mundo
En los últimos años se estableció la estrecha colaboración entre la Fundación Heydar Aliyev y el Vaticano en el ámbito humanitario. La visita apostólica del Santo Padre Francisco, a principios de octubre a Bakú de 2016, es claro ejemplo de buen estado de las relaciones establecidos entre Azerbaiyán y la Santa Sede.
Todo lo mencionado demuestra que Azerbaiyán realiza la gran labor encaminada a impulsar y promover el diálogo interreligioso a favor de la paz y la concordia, con el objetivo de que todos podamos poner los valores de humanidad por encima de los propios.
Resumiendo mi discurso, quisiera expresar mi confianza en que esta Jornada sobre las Religiones tendrá su continuación con el objetivo de contribuir a la concordia y la paz. Una vez más les expreso mi agradecimiento por la participación, les deseo éxito en su futura actividad. Gracias por la atención.

La Intervención del Eminentísimo Sr. Cardenal Dr. D. Antonio Cañizares Arzobispo de Valencia
Un saludo afectuoso y cordial a cada uno de ustedes, integrantes de la Delegación de Azerbaiyán: al Gran Muftí de Azerbaiyán y del Cáucaso, al Arzobispo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, al Rabino jefe de Azerbaiyán, al Obispo-Prefecto de la Iglesia católica así como a las Comunidades religiosas que representan. Es importante estar aquí juntos, es signo de diálogo, intentando establecer relaciones fraternas y de colaboración por el bien de toda la sociedad.
Saludo con deferencia al Consejero de Estado para los asuntos interétnicos, multiculturales y religiosos; al Presidente del Comité Estatal para el trabajo con las organizaciones religiosas; y al Rector de la Universidad Estatal de Bakú
Saludo también, con todo afecto y consideración, a las autoridades españolas aquí presentes, a la Sra. Secretaria de Estado de Justicia, a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país y a todos los que nos acompañan en esta tarde.
Las religiones, a pesar de las divergencias fundamentales que las separan, están llamadas a contribuir al nacimiento de un mundo más humano, más justo, más fraterno.
Con este espíritu se han convocado estas Jornadas, a iniciativa de la Embajada de la República de Azerbaiyán en España y de la Universidad Católica de Murcia, así como con la inestimable colaboración del Dr. Alí Evsen
Con este mismo espíritu, he aceptado gustosamente intervenir en este importante evento que servirá, entre otras cosas, para conocernos mejor e incrementar las relaciones de todo tipo entre España y la República de Azerbaiyán. Gracias por tan amable invitación y por darme la oportunidad de exponer, aunque sea brevemente, cómo la Iglesia católica, extendida por todo el mundo, contribuye también, de forma decisiva, a la concordia y a la paz entre los pueblos y las diferentes naciones, con independencia de su religión o creencias.
La Iglesia católica, como todos ustedes saben, desea proseguir de modo cada vez más intenso el diálogo con las religiones del mundo. Considera que es un acto de amor que hunde sus raíces en Dios mismo. Por esta razón, en continuidad con el Concilio Vaticano II, «exhorta a sus hijos a que, con prudencia y caridad, mediante el diálogo y la colaboración con los adeptos de otras religiones, dando testimonio de fe y vida cristiana, reconozcan, guarden y promuevan aquellos bienes espirituales y morales, así como los valores socioculturales que en ellos existen».
Dialogar con los demás y orar por todos: estos son nuestros medios, para hacer surgir amor donde hay odio, y perdón donde hay ofensa, para no cansarse de implorar y seguir los caminos de la paz.
En este sentido, "el diálogo nunca es un intento de imponer nuestras opiniones a los demás, dado que un diálogo de esa índole se transformaría en una forma de dominio espiritual y cultural. Eso no implica renunciar a nuestras convicciones. Lo que exige es que, firmes en lo que creemos, escuchemos con respeto a los demás, tratando de descubrir lo que es bueno y santo, y lo que favorece la paz y la cooperación" , en definitiva, ver en cada hombre y mujer, también en los que no pertenecen a nuestra tradición religiosa, no a rivales, y menos aún a enemigos, sino a hermanos y hermanas.

Quien está seguro de sus convicciones no tiene necesidad de imponerse, de forzar al otro, sabe que la verdad tiene su propia fuerza de irradiación.
El hecho de que las religiones estén tomando cada vez mayor conciencia de su responsabilidad común con respecto al bienestar de la familia humana es un signo de esperanza. Este es un aspecto fundamental de la globalización de la solidaridad que debe existir, si queremos asegurar el futuro del mundo. Este sentido de responsabilidad compartida aumenta a medida que descubrimos lo que tenemos en común como hombres y mujeres religiosos.
¿Quién de nosotros no considera la vida, la verdad, la paz, la libertad y la justicia como los valores más importantes? ¿Quién de nosotros no cree que el camino hacia Dios exige oración, silencio, ascetismo, sacrificio y humildad? ¿Quién de nosotros no está interesado en que el progreso científico y técnico vaya acompañado por una conciencia espiritual y moral? Y ¿Cómo podemos hacerlo si no es a través del encuentro, la comprensión mutua y la cooperación?
Nuestra fe nos enseña que la paz es un don de Dios en Jesucristo; un don que ha de expresarse en la oración a Aquel que tiene en sus manos los destinos de los pueblos. Lo que nosotros estamos haciendo hoy representa otro eslabón en la cadena de oraciones por la paz forjada por los cristianos individualmente y también por las Iglesias cristianas y por las Comunidades musulmanas; un movimiento que en los últimos años ha ido creciendo con fuerza en muchas partes del mundo. Por medio de estas iniciativas, Dios nos abre nuevas posibilidades de entendimiento y de reconciliación para que nosotros podamos ser instrumentos más idóneos en favor de la paz.
El diálogo y la reflexión ha de llevarnos a pensar y a actuar con la humildad y el amor que favorecen la paz; ha de hacer que crezca nuestro respeto de los unos para con los otros, como seres humanos, dispuestos a convivir en el mundo con personas de otras religiones, y con todas las personas de buena voluntad.

El Papa S. Juan Pablo II, que tuvo la oportunidad de visitar Azerbaiyán en 2002 y conocer la realidad de un pueblo que convive pacíficamente y con gran futuro, manifestó en la Jornada Mundial de Oración por la Paz, que tuvo lugar en Asís, Italia, el 27 de octubre de 1986: La paz espera a sus constructores. Estrechemos nuestras manos con nuestros hermanos y hermanas para animarlos a construir la paz sobre estos cuatro pilares: verdad, justicia, amor y libertad.
La paz está no solamente en manos de los individuos, sino también de las naciones. Son las naciones las que tienen el honor de poder basar su acción por la paz sobre la convicción de la sacralidad de la dignidad humana y del reconocimiento de la incuestionable igualdad de los hombres entre sí.
En este punto, me permito recordar y hago mías, las palabras que recientemente pronunció el Papa Francisco, en su viaje oficial a Bakú, en el encuentro Interreligioso, en el que estaban presente algunos de ustedes. El Papa, entre otras cosas, manifestó:
"Aquí se desea custodiar el gran patrimonio de las religiones y se busca al mismo tiempo una mayor y fecunda apertura, que es lo que ayuda a construir sociedades mejores y pacíficas. La fraternidad y el intercambio que queremos aumentar, no será apreciado por aquellos que quieren hacer hincapié en las divisiones, reavivar tensiones y sacar ganancias de conflictos y controversias; sin embargo, son invocados y esperados por quienes desean el bien común, y sobre todo agradan a Dios, compasivo y misericordioso.
En la noche de los conflictos que estamos atravesando-concluyó el Papa las religiones son auroras de paz, semillas de renacimiento entre devastaciones de muerte, ecos de diálogo que resuenan sin descanso, caminos de encuentro y reconciliación para llegar allí donde los intentos de mediación oficiales parecen no surtir efecto.

Especialmente en esta querida región del Cáucaso, a la cual he venido como peregrino de paz, que las religiones sean vehículos activos para superar las tragedias del pasado y las tensiones de hoy".
ANTES DE TERMINAR quiero reiterar mi agradecimiento a los organizadores de este acto, al Gran Muftí del Cáucaso y a las demás distinguidas personalidades religiosas, políticas y universitarias de Azerbaiyán, por su visita a España. Que Dios les ayude a construir una coexistencia cada vez más benéfica entre las distintas comunidades religiosas existentes en Azerbaiyán. Y ojalá que ese país sea un símbolo para el mundo que muestre que la tolerancia es posible y constituye un valor de la civilización, que sienta las bases para un desarrollo humano, civil y social más amplio y solidario, que son posibles las relaciones cordiales y de fecunda colaboración entre hombres y mujeres de diversas religiones.
Nadie tiene derecho a presentar o utilizar las religiones como instrumento de intolerancia, como medio da agresión, de violencia y de muerte. Al contrario, la amistad y estima recíproca, constituye un importante recurso de progreso auténtico y de paz.
Musulmanes, judíos y cristianos debemos dirigir, juntos, en nombre de Dios y de la civilización, un llamamiento para que cese todo tipo de violencia y se recorra el camino del amor y de la justicia para todos.
Abriendo las puertas a la acogida y a la integración, se abren las puertas de los corazones de cada uno y las puertas de la esperanza para todos. Por ello, confío en que Azerbaiyán, «puerta entre el Oriente y el Occidente» , cultive siempre su vocación de apertura y de encuentro, condiciones indispensables para construir puentes sólidos de paz y un futuro digno del hombre.
Este es el camino de las religiones. Que Dios nos ayude a recorrer este camino con perseverancia y paciencia. Gracias por la atención.

La Intervención del Eminentísimo Allahshukur Pashazade, el Sheij-ul Islam y Gran Muft de Azerbaiyán y de todo el Cáucaso
En nombre de Dios Clemente y Misericordioso!
Estimada Sra. Secretaria de Estado, Eminentísimo Sr. Cardenal!
Estimado Sr. Silverio Nieto,Estimado Sr. Ali Evsen!
Estimados Participantes de la Conferencia!


Me es grato transmitirles un saludo cordial y los mejores deseos de un País de tradiciones multiculturales que es Azerbaiyán, al pueblo y al Gobierno Español. Agradezco a los organizadores de esta conferencia que se esta realizando con la bendición del Creador Todopoderoso. Deseo que Dios les brinde muchos éxitos a los líderes políticos, públicos y religiosos que participan hoy en esta conferencia en sus nobles cometidos. Aprovecho esta oportunidad para felicitar al Sr. Mariano Rajoy por su reciente victoria en las elecciones como el Presidente del Gobierno, y deseo las bendiciones de Dios para el exitoso cumplimiento de sus compromisos encaminados hacia el bienestar y la prosperidad del pueblo español,asi como en sus esfuerzos en búsqueda de la paz y la cooperación en el mundo.
Estoy seguro de que nuestra conferencia de hoy contribuirá al fortalecimiento de la paz, del multiculturalismo y de las relaciones entre las religiones y pueblos en el mundo ¡Ojala! El hecho de que distintas culturas se beneficien mutuamente, es la voluntad del mismo Dios. Allah Ta´ala afirma en el Corán: “¡Humanos! Os hemos creado de un hombre y de una mujer, para que os conocierais mejor uno al otro, os hemos agrupado en pueblos y tribus. Ante los ojos de Allah, el más distinguido, es el más obediente".
La realidad de la vida que vivimos, reafirma la importancia de mantener este concepto básico en las relaciones interreligiosas e interculturales.
El extremismo, el terrorismo y las provocaciones de ISIS y otros movimientos radicales quieren empañar las aspiraciones sagradas del Islam. Mientras que en Afganistán, Irak, Palestina, Libia, Siria, Yémen, etc. no paran los actos de terrorismo, en algunos países de Europa se están profundizando las manifestaciones de islamofobia, y se endurece la actitud agresiva hacia los inmigrantes.

¡Distinguidos participantes de la conferencia! El Presidente de la Republica de Azerbaiyán,el Excelentísimo Sr. Ilham Aliyev propaga activamente la idea del multiculturalismo en el mundo, y es el autor del proyect el "Proceso de Bakú" para la cooperación intercultural.
La organización del Foro de la Alianza de Civilizaciones de la ONU en abril del año en curso, en Bakú con la iniciativa del Jefe del Estado de Azerbaiyán ha sido una decisión de importancia suprema. Cabe destacar el papel de España en este Foro celebrado en Bakú de la Alianza de las Civilizaciones siendo el Sr. Zapatero, el ex Presidente del Gobierno uno de sus creadores. Es una realidad motivo de orgullo, que en Azerbaiyán han convivido en harmonía musulmanes, protestantes, católicos, judíos y otras religiones durante muchos siglos, quienes celebran sus tradiciones de manera muy independiente. Muchas mezquitas, iglesias, sinagogas y otros templos de culto se restauran y se construyen con la ayuda de nuestro Gobierno. Consideramos que contra los conflictos nacionales y religiosos que suceden hoy en día en nuestro mundo, se puede usar el modelo exitoso de convivencia de Azerbaiyán junto con los principios de la paz y de la justicia de las religiones tradicionales.
El líder religioso de los católicos en el mundo - el Papa Francisco, durante su visita histórica a Azerbaiyán visitando por primera vez la Mezquita de Heydar en Bakú, mostró la importancia que otorga al dialogo interreligioso, asi como su aprecio a la contribución para el diálogo intercultural e interreligioso de Azerbaiyán que proclamó el año 2016 como el año de Multiculturalismo.
El valor más importante que creó Dios en este mundo es la vida del ser humano y su salvación pasa por los valores morales y humanos. En los territorios ocupados por los armenios se presenta el problema con más de un millón de refugiados y forzosamente desplados, como resultado del genocidio y la limpieza étnica contra el pueblo azerbaiyano, donde se destruyeron mezquitas, iglesias, sinagogas y cementerios. A pesar de esto, la iglesia armenia en el centro de Bakú fue restaurada y ahora funciona como el monumento cultural y religioso. Nosotros insistimos en la solución pacífica del conflicto de Nagorno Karabakh en el marco de la integridad territorial de Azerbaiyán y de las normas jurídicas internacionales.

Estimados participantes de la conferencia, Azerbaiyán es el único lugar del mundo donde no se discrimina por motivos de religión, ni de raza, allí rezan los chiitas y sunitas en la misma mezquita. Es nuestro estilo de vida y fruto de la sabia política establecida por nuestro Lider Nacional que se está llevando a cabo dignamente por nuestro Presidente,Sr. Ilham Aliyev.
Por lo tanto, Azerbaiyán es un modelo ejemplar de Estado, por sus valores nacionales y morales, por el alto nivel de las relaciones entre el Estado y la Religión, por su estilo de vida multicultural, siendo un Estado democrático, laico.
Azerbaiyán se ha convertido en un país donde se realizan importantes eventos internacionales, como la Conferencia de los Líderes Religiosos Mundiales, el Dialogo de Civilizaciones, el Foro Humanitario. En el desarrollo del dialogo intercultural e interreligioso, y la promoción de nuestras tradiciones, el papel de la Sra. Mehriban Aliyeva, la Presidenta de la Fundación de Heydar Aliyev es muy importante.
Como el Lider religioso de la Región del Cáucaso, el Co-presidente del Consejo Interreligioso de la Comunidad de los Piases Independientes, he sido siempre el promotor del diálogo interreligioso y de la cooperación. El Departamento de los Musulmanes del Cáucaso organiza sus funciones en esta dirección cooperando con los Centros Religiosos del mundo, así como con la Santa Sede.
Una vez más trasmito mis bendiciones a todos los organizadores por la iniciativa de realización de este evento internacional que presenciamos en España-en una tierra donde se cruzaron distintas civilizaciones a lo largo de la historia, contribuyendo en gran medida a la cultura mundial. Le pido a Dios la prosperidad y bienestar a todo el pueblo hospitalario español. Que Dios bendiga nuestro evento de hoy! Amén!

Saludo del Exscmo.Sr.D. Mubariz Qurbanli,Presidente del Comité Estatal para el Trabajo con las Organizaciones Religiosas de la Republica de Azerbaiyán
Estimados participantes de la Conferencia!
Señoras y Señores, queridos amigos!


En nombre de la Institución que represento quisiera expresar mi más profundo agradecimiento a todos aquí presentes, a los expertos, a los representantes de las confesiones religiosas que han contribuido en la organización de esta Jornada.

Hoy en día vivimos en una época donde se aumenta la discriminación religiosa y se instigan deliberadamente los conflictos de origen religioso a nivel mundial. Por este motivo, el establecimiento de un diálogo interreligioso e intercultural es importante e inevitable.
Situado históricamente en el cruce de civilizaciones, la Republica de Azerbaiyán, puede ser considerada un modelo desde el punto de vista de relaciones interreligiosas e interétnicas, así como una sociedad multicultural. La formación de este modelo se debe a las características étnicas y a las relaciones interreligiosas basadas en las condiciones socio- económicas de este territorio. Me gustaría compartir con todos ustedes algunos aspectos más destacados de la historia.
Aunque el asentamiento de los judíos en Azerbaiyán se date hasta hace 2.700 años, hasta el momento no hay ningún hecho que demuestre que habían sido sometidos a la discriminación religiosa.
No es casualidad que hoy en día el barrio judío Qirmizi es el segundo lugar histórico de los judíos densamente poblados después de Israel.
El Cristianismo ha sido históricamente de las principales religiones en Azerbaiyán. Hoy en día, en Azerbaiyán podrimos decir que están representadas la mayoría de las ramas del cristianismo.
En general, el país cuenta con casi mil años de historia del Cristianismo, por lo cual Azerbaiyán se puede comparar con la región donde surgió el Cristianismo.

Uno de los aspectos más interesantes del Cristianismo en Azerbaiyán es que los creyentes de las diferentes ramas de la religión que no se aceptan entre ellos, funcionan en un ambiente de respeto mútuo en el territorio de nuestro país. Aunque actualmente haya un menor número de católicos en Azerbaiyán, la historia del Catolicismo que cuenta con siete siglos en nuestro país según los cálculos históricos aproximados, es más antigua comparando con la ortodoxa.

El catolicismo comenzó a extenderse en Azerbaiyán en la Edad Media. En particular, las actividades de los misioneros cristianos en el siglo XIV han impulsado su desarrollo y han condicionado el envío de los misioneros por el Vaticano en el siglo XVII a la región. Durante este período, en las ciudades más grandes del país, funcionaban los monasterios católicos, misiones y escuelas religiosas. Los archivos escritos sobre la existencia de los representantes de la iglesia católica en la región se remontan al siglo XVI. Existe la información sobre el viaje del sacerdote francés Jourden Catalani de Sevak a Bakú y a otras ciudades de Azerbaiyán en 1320

El número de los católicos en los años 80 del siglo XIX superó a mil peronas. Posteriormente, se procedió a la construcción de la iglesia en honor a la Virgen María (1885) y su funcionamiento ha sido aprobado por el decreto del Zar de Rusia. Además de esto, en 1903 en el cementerio de Bakú fue construida la Iglesia de la Santa Cruz.
La Iglesia de la Virgen María fue destruida durante el período soviético. Sin embargo, tras la independencia del país la restauración y la construcción de los templos de culto de distintas religiones se convirtieron en una de las prioridades de la política del Estado en Azerbaiyán.
El Líder Nacional Heydar Aliyev había asignado un terreno en Bakú para la construcción de la Iglesia Católica. El terreno ha sido visitado y bendecido por el Papa Juan Pablo II durante su visita a Azerbaiyán. Actualmente es la sede de la Prefectura Apostólica de la Iglesia Católica en Azerbaiyán.

En Bakú-la ciudad que se considera un símbolo de la tolerancia, actualmente se pueden encontrar mezquitas, iglesias y sinagogas en el radio de un kilometro del centro de la ciudad.Otro ejemplo de ello podria ser un pequeño pueblo de Azerbaiyán llamado Khudat, donde conviven los representantes de 21 distintas nacionalidades.
La razón principal y el secreto de este fenómeno reside en que a pesar de ser la inmensa mayoria los azerbaiyános, no han intentado asimilar o absorber a otros grupos religiosos y etnicos, al contrario, respetando su cultura y sus tradiciones fueron capaces de crear la armonía de las culturas en igualdad de condiciones.
Si no fuese así, los udines,los herederos legítimos y espirituales de Albania Caucásica y de la Iglesia albanesa que viven en el distrito de Nich de la región de Qabala, no habría llegado hasta hoy en dia, como una comunidad religiosa y etnica despues de la expansión del Islam en el territorio del Pais.
Tras recuperar su independencia, las relaciones con los grupos etnicos y religiosos en Azerbaiyán se han reforzado más aun según la politica del gobierno de Heydar Aliyev. Solo quisiera mencionar un dato: si durante la época Soviética habían solo 17 mezquitas, actualmente su número ha superado los dos mil.
Esto no se aplica solamente a las mezquitas. A principios del siglo XX Haci Zeynalabdin Tagiyev, el filántropo musulmán azerbaiyano, ha patrocinado la construcción de la Iglesia ortodoxa Jen Mironosets, la iglesia que ha sido restaurada en el siglo XXI por Aydin Qurbanov, el empresario musulmán, azerbaiyano. Al mismo tiempo ha sido construida la Sinagoga más grande de Europa del Este en Azerbaiyán.

Hoy en día la restauración de los lugares de culto milenarios de nuestro país es parte de la política del Presidente Ilham Aliyev. El gobierno ofrece una ayuda financiera del Presupuesto del Estado a las comunidades religiosas. Azerbaiyán se ha convertido en un lugar importante para el diálogo entre las religiones y las culturas.
Por la iniciativa del Presidente Ilham Aliyev se celebra en Azerbaiyán cada 2 años el Foro del Diálogo Intercultural donde participan las figuras más importantes en el mundo de la ciencia, la religión, figuras políticas y públicas entre otros. En el año 2016,en Bakú se ha celebrado el 7º Foro Global y el Foro Humanitario de la Alianza de Civilizaciones de la ONU donde asistieron los representantes de alto nivel de España como de muchos otros países.
Desafortunadamente habría que mencionar que otro de los países de la región del Cáucaso, Armenia abusando de nuestra tolerancia está llevando a cabo una política de limpieza étnica y de agresión contra Azerbaiyán. Esta agresión no solo ha afectado a las personas, sino también a los monumentos históricos, religiosos y culturales de nuestro pueblo. Sin embargo, la parte azerbaiyana sigue demostrando la tolerancia, y como ejemplo de ello podríamos mencionar la restauración de la iglesia armenia en Bakú por el Gobierno de Azerbaiyán.

Queridos amigos, queridos participantes del evento!
Quisiera subrayar que, la idea de propagandar los principios de tolerancia de Azerbaiyán en el mundo no ha sido solo la iniciativa del Gobierno azerbaiyáno. También ha sido la iniciativa conjunta de los representantes de las Organizaciones Internacionales, de los diplomáticos y de los prestigiosos líderes religiosos.
Las visitas de los dos Papas: del Papa Juan Pablo II en 2002, la del Papa Francisco en 2016 y las palabras del Secretario de Estado del Vaticano, Tarchizio Bertonini como "Azerbaiyán no solo debe exportar petróleo y el gas a Europa, sino también la tolerancia" son claros ejemplos lo expuesto anteriormente.

Espero que la celebración de esta I Jornada sobre las "Religiones y su contribución a la Concordia y a la Paz" en España contribuirá en gran medida al afianzamiento de las relaciones y del intercambio de experiencia entre los dos pueblos.
Finalizo mi discurso felicitando a los organizadores de esta Jornada y deseándoles mucho éxito en todas sus iniciativas y cometidos. Gracias por su atención!

Reverendisimo Aleksander İshein, el Arzobispo de la İglesia Ortodoxa de Azerbaiyan
Azerbaiyán es un país con una rica cultura, de antigua historia, de hermosas tradiciones y de un delicado instinto religioso. Históricamente, en Azerbaiyán,los representantes de distintas religiones, zoroastras, cristianos, judíos y musulmanes han convivido pacíficamente.Las religiones en el territorio de Azerbaiyan siempre han sido tratados con respeto y tolerancia. Este fenómeno se deriva de la propia mentalidad del pueblo Azerbaiyano.
En la Constitución de Azerbaiyán se refleja el principio de la igualdad de todas las religiones ante la Ley. El Estado es el garante de los derechos y las libertades de todos los ciudadanos, independientemente de su religión o nacionalidad. En Azerbaiyán, no hay calles ni barrios religiosos. Aquí todo es compartido. Existen muchos matrimonios mixtos. Cada uno respeta la creencia religiosa del otro. Los representantes de diferentes nacionalidades y religiones están presentes en todas las esferas de la vida pública de País, como en el gobierno, en el Parlamento-Milli Madzlis, en los negocios, en las instituciones educativas, entre otras. El modelo exitoso de las relaciones entre el Estado y la Rreligión tiene sus resultados positivos. La amplia celebración de las fiestas religiosas y nacionales de todas las religiones tradicionales, la restauración de los templos de culto de las religiones, la construcción de las nuevas y modernas sinagogas para las necesidades de las comunidades judías, la restauración de las iglesias ortodoxas, la construcción del centro religioso y cultural ortodoxo de la diócesis de Bakú son los ejemplos de esta política.
La dinámica positiva del desarrollo del diálogo interreligioso se caracteriza no sólo por los esfuerzos de las políticas públicas, sino también por el deseo de las personas integrantes de la sociedad a vivir en paz y en buena vecindad.
La experiencia histórica multicultural del pueblo azerbaiyano se utiliza en la promoción del establemiento del dialogo interreligioso para asegurar la continuidad de la sociedad multicultrural.

El alto nivel del diálogo interreligioso, no se evidencia sólo por las palabras de los representantes de las comunidades religiosas en Azerbaiyán, sino también por las organizaciones no gubernamentales de Europa. En 2013, el informe prepararado por ellos sobre la vida de las comunidades religiosas no musulmanas de Azerbaiyán, se presentó en el Parlamento Europeo. Gracias por la atención.

Saludo del Rvdmo. Mons. Milikh Yevdayev, Jefe de la Comunidad Judía de Azerbaiyán
Estimados participantes de la conferencia!

A lo largo de la historia en el territorio de Azerbayán los representantes de distintas religiones, nacionalidades han convivido en una armoniosa relación en un ambiente pacifico y lo siguen haciendo hasta hoy en día.
Independientemente de su sistema sociopolítico, Azerbaiyan siempre ha sido un lugar, donde se han unido las civilizaciones formando un puente entre el Oriente y el Occidente. Es un puente geográfico a la vez de espiritual. En Azerbaiyan están conservados y restaurados todos los monumentos históricos de distintas religiones, las mezquitas,las sinagogas y las iglesis entre otros.
Hoy en día, las relaciones interreligiosas e interétnicas tienen un carácter ejemplar. No son solo mis palabras, sino también las afirmaciones de todas las delegaciones extranjeras que visitan el País.

Hemos promovido una serie de iniciativas. Entre ellos, el "Proceso de Bakú" iniciado en 2008, Azerbaiyán es uno de los países miembros tanto del Consejo Europeo, como de la Organización de Cooperación Islámica. Hoy en nuestro país, en el contexto del "Proceso de Bakú" se celebran multiples eventos internacionales. Entre ellos:
- La Cumbre Mundial de los Líderes religiosos;
- El Foro internacional humanitario de Bakú;
- Foro del Diálogo Intercultural en Azerbaiyán, celebrado cada 2 años.

Estas iniciativas tienen el único objetivo de asegurar la cooperación de distintas religiones y naciones evitando las confrontaciónes entre si.

Teniendo en cuenta nuestra exitosa actividad llevada a cabo en el ámbito de cooperación, la Organización de las Naciones Unidas adoptó una resolución sobre la celebración del VII Foro Mundial sobre la Alianza de las Civilizaciones en Baku.
Desafortunadamente, en distintas partes del mundo, hoy en dia están presentes las confrontaciones de origen étnico y religioso. Nosotros meniante estas iniciativas, estamos demostrando que el dialogo y la convivencia son posibles si se basan en el respeto mutuo. "De la misma manera que uno respeta su propia religión debe de respetar la de la otra persona".
Este año se ha declarado en Azerbaiyán como el "Año del Multiculturalismo". Para nosotros el multiculturalismo es un estilo de vida, a la vez de ser una política del Estado.

En la propaganda esta idea, Azerbaiyán desempeña un papel importante en el mundo. Desafortunadamente, algunas figuras políticas se expresan negativamente sobre el multiculturalismo, calificándolo como una política fracasada y sin futuras perspectivas.Estas son unas ideas muy peligrosas y equivocadas.
Hemos demostrado en Azerbaiyan el hecho de que el multiculturalismo existe en nuestro país y nos lleva al progreso.
Estamos orgullosos de ser un país multi-étnico y multi-religioso, donde los representantes de distintas culturas y religiones conviven con digninad de manera armoniosa siendo los ciudadanos de nuestro país que contribuyen en gran medida a nuestro desarrollo integral.

Rvdmo. Mons Vladimir Fekete, Prefecto Apostólico-Ordinario de la Iglesia Católica en Azerbaiyán
Permítanme expresar mi agradecimiento por la invitación a esta reunión y por el hecho de que se me dio la oportunidad de compartir con ustedes mi experiencia personal.
La Iglesia católica en Azerbaiyán es una de las minorías religiosas en este país predominantemente musulmán. Como representantes de esta "pequeña delegación" - en las palabras del Santo Padre Francisco, pronuciadas hace un mes en Bakú - Uno mi voz a lo que se ha dicho por los oradores anteriores, el arzobispo ortodoxo Aleksander y Milik Yevdayev, jefe de la comunidad judía . Ellos hablaron de la vida cotidiana en Azerbaiyán desde el punto de vista de los cristianos ortodoxos y la comunidad judía. Se habló del diálogo interreligioso, que se desarrolla en nuestro país basándose en los principios de respeto mutuo y la tolerancia. No puedo hacer otra cosa que confirmar: Este diálogo interreligioso en la última década ha crecido gracias a las reuniones de los líderes de las religiones tradicionales en Azerbaiyán, en las reuniones regulares comparten el espíritu de hermandad y co-responsabilidad por el futuro del país. Junto con el estimado Sheikh del los musulmanes del Cáucaso Allahshukur Pashazade, que tiene una gran autoridad en los círculos gubernamentales y de la sociedad civil, tratamos de encontrar y desarrollar esas formas de cooperación que podrían contribuir al fortalecimiento de los valores espirituales en nuestro país laico y así contribuir la construcción de una profunda relación interpersonal entre los miembros de diferentes grupos religiosos.
La Providencia ha regalado a todos nosotros la ocación de vivir este periodo histórico tan turbulento, pleno de desafíos, pero al mismo tiempo, muy esperanzador para el futuro. En los últimos tiempos ,estamos viviendo notables cambios en el ámbito de economía, cultura, y sociopolítica. Estamos observando el crecimiento de las tensiones entre la realidad que es fruto del proceso de la globalización y las tendencias para mantener la propia cultura o la propia identidad, surgida como resultado de la llegada de los refugiados y los migrantes con sus expectativas y necesidades, que infunde miedo en muchos residentes locales que no quieren perderse su herencia e identidad. De hecho multiculturalismo se ha convertido en una realidad en muchos países europeos, pero al mismo tiempo se sienten cada vez más las voces políticas que descalifican esta política multicultural. La coexistencia de diferentes grupos religiosos y étnicos trae consigo nuevos retos y expectativas. En esta realidad hay una creciente urgencia de encontrar modelos de desarrollo sostenible para la civilización actual.
La Jornada que estamos presenciando ahora sobre el diálogo interreligioso y su contribución a la Concordia y a la Paz es uno de ellos. Estas iniciativas deben apoyarse al diálogo interreligioso - no sólo como una teoría académica, pero sobre todo como una práctica de la vida cotidiana. Damas y caballeros, me gustaría destacar brevemente tres momentos que creo que son muy relevantes para el tema de nuestra reunión.

1. Eliminar la ignorancia y los prejuicios . La Biblia nos enseña que desde el principio el diablo es un enemigo del hombre. Él está sembrando la desconfianza en los corazones de los hombres y las divisiones para separar el uno del otro. El hombre religioso es quien quiere liberarse de las tentaciones del diablo, y buscar a Dios y su voluntad. Se entiende que la principal tarea del hombre en la tierra es descubrir las huellas de Dios y su obra en el mundo; Él sabe que Dios le pidió que construya una civilización del amor y la comprensión de todas las personas. En mi opinión, el miedo a lo desconocido, y los prejuicios sobre lo que sabemos superficial o de una manera completamente equivocada, son los principales obstáculos a nuestra capacidad de escuchar a los demás, hablar con ellos y tratar de entenderlos.
Llegué a Azerbaiyán hace siete años y, por primera vez en mi vida que me encontraba directamente con el Islam. Toda mi vida había vivido en Europa Central, en Eslovaquia, donde me encontraba con el mundo musulmán en ocasiones puntuales . Mi conocimiento del Islam fue casi nulo,. Durante los primeros años en Azerbaiyán he dedicado mucho tiempo al estudio del Corán y otras fuentes, que me ayudaron a acercarme a esta religión. Creo que este estudio, y la convivencia con los musulmanes me han ayudado a abrir mi corazón y aprender a dialogar con ellos.

2. Estar orgullosos de sus creencias y respetar la libertad de elección del otras personas. Dios quiere que el hombre aprenda a desarrollar sus relaciones con otras personas y con el conjunto de la creación de acuerdo con la ley que él mismo ha escrito en su corazón y se aclaró gradualmente en la historia de la humanidad. Dios respeta la libertad humana y la elección de la dirección de su vida. Una de las muchas causas de las tensiones y los conflictos religiosos parece ser la siguiente: demasiado énfasis en la exclusividad o la superioridad de la propia religión.El desprecio o la persecución de aquellos que tienen una fe distinta a la suya. La creencia en que mi fe es precisamente es mi derecho y la auténtica parte de mi riqueza interior. El conjunto de valores y creencias mediante el cual una persona se identifica es el valor más alto. Pero, en cualquier caso, es necesario reconciliar sus creencias religiosas o filosóficas con el respeto a los derechos de otras personas, a los que no creen o están viviendo de acuerdo con la religión o diferentes valores. Por desgracia, no siempre sucede que el hombre orgulloso de sus creencias religiosas es capaz de recibir o estimar los que no comparten con él las mismas creencias.
Pero en nuestro mundo tan globalizado y multicultural, esta capacidad es cada vez más importante para ser capaces de vivir juntos. Con gran agradecimiento a Dios me di cuenta de que mis homólogos, los líderes de los principales grupos religiosos tradicionales en Azerbaiyán, lo han entendido muy bien. Es alentador saber ,que mis hermanos respetan mis creencias y mis valores religiosos, aunque fueran agenos a su creencia, y que esto no excluye que puedan trabajar conmigo en lo que nos une. Este es un empuje fuerte para mí descubrir los valores asociados a sus religiones y buscar oportunidades para el enriquecimiento mutuo y la colaboración.

3. Prestar la atención a la formación de los líderes religiosos. Dios ha creado al hombre como un ser social, y la vida comunitaria conduce inevitablemente a la necesidad de estructuras de poder y autoridad. El ejercicio de la autoridad depende en gran medida de la educación y las cualidades morales de la persona . Esto tiene también su impacto en la vida religiosa. Además de la dimensión personal de la relación con Dios en las diferentes religiones tienen su función particular, las diferentes formas de autoridad espiritual de los líderes religiosos. Esto no es sólo una cuestión del pasado. Creo que incluso en la sociedad democrática contemporánea las palabras y el ejemplo personal de los líderes religiosos tienen una fuerte influencia en el grupo de creyentes. Y aquí son nuestra responsabilidad y nuestra esperanza. Si los fieles ven que sus líderes espirituales son coherentes en la vida personal y la pública, que son consistentes en sus palabras y acciones, que no actúan bajo la influencia de la pasión o debilidad, pero buscan el bien común y la voluntad de Dios - en ese caso serán capaces de aceptar las ideas propagandadas por los líderes, convirtiéndose en los mejores creyentes y en los mejores ciudadanos.
Que Dios nos ayude a todos aquellos que somos responsables de nuestra comunidad para ser buenos pastores y líderes responsables, con ganas de aprender y de actuar de acuerdo con el plan de Dios para el bien y para el crecimiento de toda la familia humana. Gracias por su atención!

Saludo del Ilmo. Sr. D. Abel Maharramov, Rector de la Universidad Estatal de Bakú
Estimados Participantes de la Conferencia!

Situada en el cruce de Europa y Asia y en la histórica Ruta de la Seda, Azerbaiyán durante los siglos ha dado acogida a los foros de diferentes civilizaciones, destacando siempre por su diversidad nacional y cultural. Los representantes de diferentes grupos etnicos y confesiones religiosas han convivido en condiciones de paz, de comprensión y del diálogo en el territorio de este País. La ventajosa posición geográfica, los recursos naturales, la tierra fértil, y lo principal- la sinceridad, la buena voluntad y la amabilidad del pueblo azerbaiyano, condicionaron la convivencia pacífica de diferentes grupos étnicos. Esta unión incondicional, ampliandose, llegó hasta nuestros días, sin llevar la asimilación espiritual y nacional, sino al contrario, independientemente de nuestra pertenencia religiosa y étnica, entre tododos nos hemos aprovechado de la riqueza cultural existente.
El proceso de globalización no solo ha cambiado el panorama económico, sino tambien el panorama sociopolítico y cultural del mundo. La facilidad de acceso a las tecnologías de la información con el desarrollo de diferentes nacionalidades y religiones ha condicionado el establecimiento de una estrecha relación entre ellos. Como se suele decir, el mundo se está conviertiendo en una "aldea global".Los representantes de diferentes culturas, no sólo comparten el mismo barrio, sino tambien la misma casa. Esto a su vez requiere la creación de una nueva forma de convivencia de la sociedad humana, y lógicamente, aumenta la importancia de los conceptos de la paz y el bienestar como los valores fundamentales. Estos conceptos son los factores fundamentales que impulsan el armonioso desarrollo de la sociedad humana, de la busqueda comun de soluciones ante las situaciones de crisis. La historia de la humanidad es la testigo de numerosas guerras y confrontaciones.

Pero los logros adquiridos a lo largo de nuestra historia, se deben unicamente a la paz y en su consecuencia del progreso y de la cultura. El futuro del mundo depende de la Paz, del dialogo intercultural, de la cultura del intercambio, de no ver nuestras diferencias como los factores de sepacaion, sino una riqueza comun. Es importante destacar el papel de las religiones en la formación de dichos valores. Cuando la religion esta comprendida correctamente, no es dificil la aceptación de estos valores como una garantía de la paz. Teniendo en cuenta la realidad del "Choque de las civilizaciones"en la actualidad, es importante demostrar la tolerancia hacia las personas de diferentes religiones. Esto no es sólo un alto valor moral, sino tambien un indicador necesario de un régimen democrático. El respeto de las religiónes por la Comunidad internacional, es una de los principales requisitos para la integridad de la sociedad.
Me gustaría subrayar una vez más que Azerbaiyán ha sido históricamente un lugar donde las diferentes religiones y culturas han convivido. Aquí, a lo largo de la historia se han extendido las grandes religiones del mundo como el zoroastrismo, el judaísmo, el cristianismo y el Islam. Hoy en día esta situacion persiste en el territorio del país. Es uno de los pocos países en el mundo donde no tuvo lugar el antisemitismo. Esta realidad se ha interpretado de la siguiente manera por el Lider Nacional Herdar Aliyev: "Una de las riquezas más importantes de Azerbaiyán, probablente la más importante es la presencia en nuestras tierras de las personas de distintas confesiones religiosas que han unido sus vidas y sus destinos a esta tierra desde la más remota antiguedad". A pesar de la ocupación de más de 20% de nuestro territorio por Armenia y como consecuencia de ello la existencia de más de un millón de refugiados y forzosamente desplazados, de la distrucción de numerosos monumentos religiosos y culturales de Azerbaiyán, las iglesias armenias se protegen y se restauran en el territorio del país. Esto es una clara demostración de tolerancia del Estado y de todo el pueblo azerbaiyano hacia otras culturas. Las leyes de Azerbaiyán garantizan la igualdad de los derechos y de las libertades sin hacer distinciones de origen etinico ni religioso. La política llevada a cabo por Azerbaiyán en el ámbito de la religión se basa en la libertad de expresión y de la dignidad humana, asi como en los principios y normas del derecho internacional. Las medidadas adoptadas por el gobierno en este ambito están dando sus resultados positivos.
Hoy en día, a pesar de hablar mucho de la tolerancia, a menudo este concepto no se define de manera apropiada. La tolerancia no significa la renuncia a los valores propios, y tampoco es una parte del cosmopolitismo o de la globalización. La tolerancia, ante todo es, el repeto y apego hacia sus propios valores y hacia su propia religión, asi como el respeto y la aceptación de los valores y de la religión agena. No es una simple tolerancia del uno hacia el otro, al contrario, es la contribución al crecimiento de las relaciones y de la comuinicación en gran medida.
Hoy en día,en algunos medios de comunicación se está llevando a cabo una clara propaganda antiislámica. Sin embargo, las medidas adoptadas en el ámbito del multiculturalismo en Azerbaiyán, han servido de prueba de que el Islam es una religión de Paz.
Los resultados de la labor realizada, nos permiten afirmar que es posible asegurar las relaciones de tolerancia entre distintas culturas mediante la propaganda mundial de los valores multiculturales. Desde este punto de vista, en el sistema educativo, se sugiere el traspaso del marco monocultural al marco multicultural.En este sentido, el modelo azerbaiyano que cuenta con una amplia experiencia en el estudio y la aplicación de los valores anteriormente mencionados puede contribuir a la promoción y a la aplicación de la misma en todo el mundo. Muchas gracias.

Intervención del Excmo.Sr.D. Javier Herrera Canturri, Director General de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia de España
Muy buenas tardes a todos!

Permítanme que inicie mi intervención agradeciendo a la Universidad Católica de Murcia y a la Embajada de Azerbaiyán la invitación para participar en estas Jornadas Internacionales sobre las Religiones y su contribución a la Concordia y a la Paz, agradecimiento que querría personalizar en el Padre Silverio Nieto, miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia y buen amigo de quien les habla, gracias a cuya gentileza voy a tener la oportunidad de hacer ante ustedes algunas reflexiones en relación con la temática de las Jornadas, así como exponerles sucintamente el marco jurídico de la libertad religiosa en España, que creo no exagerar si lo defino como un buen modelo de convivencia y de integración. Y deseo comenzar destacando que la celebración de unas jornadas dedicadas al papel de las religiones como elemento vertebrador de las sociedades y como herramientas para la concordia y la paz, me parece de máxima actualidad y necesidad en los tiempos y circunstancias actuales, pues no en vano, algunos de los conflictos que con enorme virulencia se desarrollan hoy en día en algunos países y regiones el mundo, tienen por base la intolerancia ideológica y religiosa derivadas de la inexistencia de un marco jurídico y social que facilite una convivencia armónica entre todas ellas.

Por ello, quienes desde el gobierno de España tenemos encomendada la gestión de la diversidad religiosa, estamos convencidos de que el establecimiento de un marco legal adecuado, de derechos y deberes, para los practicantes de las distintas confesiones (o para quienes no practican ninguna) es un requisito indisociable para una convivencia pacífica, y es el sustrato básico de una sociedad tolerante y plural. Tal como ya ha señalado la Secretaria de Estado en su intervención, fue el Presidente norteamericano Franklin Roosevelt, en su célebre Discurso de las Cuatro Libertades, pronunciado en enero de 1941, quien definió la libertad religiosa como "la libertad de cada persona de venerar a Dios, a su propio modo y en cualquier lugar del mundo". Aforismo que, de alguna manera, completó 50 años más tarde el Presidente Clinton cuando dijo, refiriéndose a los EEUU, que "Poseemos en este país la mayor libertad religiosa en el mundo, incluyendo la libertad de no creer".
Cuando Roosevelt pronuncia su discurso, el mundo estaba sufriendo (aunque muchas de las atrocidades que después nos han sobrecogido aún no eran conocidas) algunos de los más cruentos ataques a la dignidad humana hasta entonces conocidos. Y al finalizar la guerra, se hizo necesario asentar los cimientos de un nuevo orden mundial, en el que la causa de los derechos humanos se debía convertir en el motor del nuevo camino. Con esa idea surge la Carta de San Francisco que, sobre las cenizas de la antigua Sociedad de Naciones, alumbra a la actual Organización de las Naciones Unidas.

Y desde entonces, quizás uno de los objetivos más importantes que se le han planteado al derecho internacional y supranacional, ha consistido en otorgar protección a aquellas personas que, por razones estructurales, son objeto de discriminación bajo el derecho interno de sus países. Y así ha ocurrido desde luego en el ámbito jurídico de la Unión Europea, al igual que en el de NNUU y otros organismos internacionales, como el Consejo de Europa o la OSCE, cuyos textos legales, aunque con diferentes grados de coerción según los casos, incluyen un conjunto amplio de normas que protegen a las personas integrantes de las minorías, entre ellas de las religiosas.Y para que esta concepción de la libertad religiosa se instale en nuestras sociedades resulta necesario, como ya se ha dicho en intervenciones anteriores, aceptar el pluralismo y la diversidad como valores constitutivos de las sociedades abiertas.
Así lo ha señalado el Papa Francisco al decir que "la libertad religiosa es un derecho fundamental que da forma a nuestro modo de interactuar, social y personalmente, con nuestros vecinos, principalmente con aquellos que tienen creencias religiosas distintas a la nuestra". Pero dicho lo anterior, conviene también decir en este punto que, si bien el pluralismo religioso es absolutamente necesario, imprescindible y enriquecedor; y que no cabe duda de que es deseable establecer una legislación internacional básica al respecto, unas pautas mínimas comunes de general aplicación y respeto, hay que tener presente que en esta defensa de la libertad religiosa es esencial tomar también en consideración la idiosincrasia de cada nación y de cada sociedad, pues el hecho religioso, en su vertiente no sólo moral o espiritual, sino también cultural, es uno de los que se encuentran más arraigados en el conjunto de las sociedades.

Y me refiero aquí de nuevo al Papa Francisco cuando en 2015, en una intervención en el Independence Mall de Filadelfia, la cuna de la Independencia norteamericana, señaló que “La libertad religiosa, por su naturaleza, trasciende los lugares de culto y la esfera privada de los individuos y las familias. El hecho religioso, la dimensión religiosa, no es una subcultura, es parte de la cultura de cualquier pueblo y de cualquier nación". Por ello, es necesario que toda regulación del fenómeno religioso, si quiere ser efectiva, contemple esas particularidades y las refleje debidamente en los respectivos ordenamientos jurídicos.
Pues bien, en este contexto y con estos condicionamientos, creo poder afirmar que la España contemporánea es uno de los países que ha intentado con más acierto otorgar al individuo y a las confesiones un régimen jurídico de libertad, independientemente de la creencia de que se trate, y con un status equiparable dentro del ordenamiento interno.Por hacer un brevísimo repaso histórico para los asistentes que no estén tan familiarizados con nuestro pasado, permítanme destacar que nuestro país tiene una tradición y una historia abrumadoramente católicas, lo que ha hecho que salvo en el brevísimo período de tiempo de las dos repúblicas (en el siglo XIX la 1ª y en los años 30 del siglo XX la 2ª) y hasta la llegada de la actual democracia (en los años 70 del siglo pasado), el ejercicio de cultos distintos del católico ha encontrado grandes dificultades para su práctica.
No fue sino hasta la Ley de Libertad Religiosa de 1967 cuando se abrió una cierta ventana de libertad, libertad que no se concretó, sin embargo, hasta la llegada de la transición política tras el fin del régimen político anterior. Hasta entonces, podemos decir que regía en España un sistema de identificación o de vasos comunicantes entre la Iglesia Católica y el Estado. Había en España algo así como una religión oficial, o una religión de Estado.

Pero la libertad religiosa, concebida tal como la definió el Presidente Roosevelt en el antes mencionado Discurso de las Cuatro Libertades, no quedó consagrada hasta la promulgación de la Constitución Española de 1978, que la define como un derecho fundamental. En un brevísimo repaso de nuestro texto constitucional, podemos observar que el artículo 16 garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto para el individuo y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.Afirma a continuación que nadie podrá ser obligado a declarar sobre sus creencias. Y finalmente, establece como modelo un Estado no confesional en el que se tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y donde los poderes públicos mantendrán relaciones de cooperación con las distintas confesiones religiosas.
Pero no es éste el único artículo de la Constitución que se refiere al fenómeno religioso. El artículo 16 ha de ser puesto en relación con aquellos otros, como el art. 9, que atribuye a los poderes públicos la responsabilidad de promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; o el 14, que proclama la igualdad religiosa; o el 27 que reconoce el derecho de los padres a elegir la formación religiosa o moral de sus hijos. Y junto a estos artículos, existen otros que también van a influir sobre el diseño de nuestro modelo, como son los referidos a la libertad de cátedra, a la libertad para las personas físicas o jurídicas de creación de centros docentes, etc.
En este contexto, podemos decir, de forma esquemática, que de nuestra Constitución se derivan cuatro principios que serán la guía de las relaciones entre el Estado y las Iglesias:
1) En primer lugar, el principio de libertad religiosa. Libertad religiosa que es entendida tanto como un derecho fundamental que le es reconocido a los individuos y a los grupos, como una actitud que el Estado adopta frente al fenómeno religioso.
2) El segundo principio es el de neutralidad y no confesionalidad. El Estado ha de ser imparcial frente a las diferentes opciones religiosas, de manera que profesar una religión no ha de entenderse como algo que el Estado pueda ejercer o imponer, sino que se ejerce de forma libre, tanto en el ámbito individual como en el colectivo.
3) El tercer principio sería el de igualdad y no discriminación por motivos religiosos, tanto del individuo como de los grupos.
4) Finalmente, el cuarto principio es el de cooperación, que es el eje de nuestro sistema de relaciones Estado–Iglesias. El Estado no es ajeno al fenómeno religioso, no es como a veces se dice, un Estado laico.

Es un Estado aconfesional, en el que los poderes públicos no ignoran la existencia de las confesiones, sino que cooperan con ellas, entendiendo la cooperación como la predisposición a facilitar y a promover las condiciones que hacen posible el ejercicio de la fe, así como los diversos aspectos o manifestaciones que derivan del mismo. Y predisposición que se expresa, específicamente, en el propósito del Estado de llegar a un entendimiento, mediante la suscripción de Acuerdos, con los sujetos colectivos de la libertad religiosa, a fin de regular aquellas expresiones del fenómeno religioso que necesariamente han de tener trascendencia jurídica.

Y con este propósito se dictó, en 1980, la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, que desarrolla los distintos principios contemplados en el texto constitucional, y que giran en torno a tres grandes bloques:
- las libertades individuales, y muy significativamente la libertad de profesar una creencia determinada, o de cambiarla, o de no profesar ninguna. Lo que incluye también el derecho a abstenerse de declarar sobre este aspecto.
- las libertades de las confesiones, y en particular, las relativas al establecimiento de sus lugares de culto y a la designación de sus ministros,
- y finalmente, la función promocional del Estado, que consiste en facilitar la asistencia religiosa en los establecimientos públicos, militares, hospitalarios, asistenciales, penitenciarios o docentes. Y para hacer efectiva la cooperación del Estado con las confesiones, la Ley crea una serie de herramientas:
- La primera de ellas, el Registro de Entidades Religiosas,
- En segundo lugar, una Comisión Asesora de Libertad Religiosa;
- Y por último, la posibilidad ya apuntada de que las confesiones religiosas puedan concluir Acuerdos de Cooperación con el Estado.

Me voy a referir muy brevemente a cada una de ellas:
a) El Registro de Entidades Religiosas
Desde el momento en que los grupos religiosos son reconocidos por el ordenamiento jurídico como sujetos titulares del derecho de libertad religiosa, parece que su corolario lógico es que se les reconozca personalidad jurídica. Y para que esto sea posible, al igual que las personas inician su vida jurídica tras inscribirse en el Registro Civil, se crea un Registro de Entidades Religiosas, en el que estas han de ser inscritas para obtener su plena personalidad jurídica. En definitiva, el Registro es el medio que facilita que las confesiones religiosas puedan ejercer los derechos que el ordenamiento les reconoce. Este Registro, creado en 1981 y gestionado desde el Ministerio de Justicia, incluye en la actualidad a más de 17.000 entidades religiosas y su actual reglamentación fue aprobada el pasado año 2015, que lo adaptó a la realidad actual ofreciendo un amplio elenco de garantías, tanto para los grupos religiosos como para la Administración y frente a terceros.
b) La Comisión Asesora de Libertad Religiosa
Es el principal órgano administrativo asesor del gobierno en materia de libertad religiosa y pretende integrar a la pluralidad de nuestra sociedad al reunir en su seno tanto a representantes de los distintos sectores de la Administración con competencias en esta materia, como a representantes de las distintas Iglesias y Confesiones con arraigo en nuestro país, y asimismo a expertos, a personas de reconocida competencia en el campo de la libertad religiosa cuyo asesoramiento se considere de interés en estas materias. Dependiente del Ministerio de Justicia, la Comisión Asesora de Libertad Religiosa fue creada mediante un Real Decreto de 1981 y ha sufrido varias modificaciones para ir adaptándola a las nuevas necesidades, siendo la última de 2013, que elevó su rango y relevancia, al disponer que la presidencia de la misma la ejerza el Ministro de Justicia, articulando una composición más plural de la misma y convirtiéndola en un órgano consultivo ya no sólo del Estado, sino del conjunto de las administraciones públicas.
c) Y la tercera de las herramientas a que antes me refería que creó la LOLR es la posibilidad de concluir Acuerdos de Cooperación entre el Estado y las confesiones
Y así, tras los cuatro Acuerdos ya firmados entre España y la Santa Sede en 1976 y 1979, y que son por tanto anteriores a dicha la L.O., en 1992 el Estado firmó tres Acuerdos de cooperación adicionales: con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, con la Federación de Comunidades Judías de España y con la Comisión Islámica de España.
Acuerdos estos que reconocen a dichas confesiones una serie de derechos, como la posibilidad de obtener beneficios fiscales; de organizar la prestación de asistencia religiosa en las Fuerzas Armadas, Hospitales y Prisiones; la posibilidad de que se imparta enseñanza religiosa de estas confesiones en los colegios públicos; o que se regule la alimentación o el sacrificio de animales conforme a determinados ritos religiosos. Igualmente, se dota de eficacia civil a los matrimonios contraídos en formas religiosas distintas de la católica, que era la única que hasta entonces gozaba de ese reconocimiento; y también se regula la inhumación según determinados ritos religiosos o el establecimiento de festividades religiosas no católicas en el calendario laboral, entre otros derechos. Y por supuesto estos Acuerdos no constituyen un numerus clausus, sino que, cuando las circunstancias así lo aconsejen, el Estado está abierto a considerar la posible negociación de Acuerdos con otras confesiones. Pero además, no solo las confesiones que han firmado Acuerdos con el Estado ostentan derechos frente al mismo, sino que también aquellas que han adquirido el reconocimiento jurídico del notorio arraigo (budistas, mormones, ortodoxos y testigos de Jehová) pueden también disfrutar de importantes beneficios como, entre otros, la posibilidad de que los matrimonios celebrados según los rito de estas confesiones puedan tener eficacia civil. Por último, y además de las herramientas a que acabo de referirme y que vienen establecidas por la LOLR, existe también una importante institución creada por el Ministerio de Justicia en 2004, y que viene a reforzar la idea de participación de las minorías en los procesos de participación política y social y, por tanto, en la gestión del fenómeno religioso.
Se trata de la Fundación Pluralismo y Convivencia, a través de la cual las comunidades religiosas pueden tomar parte en las decisiones públicas que les afectan.Entre los fines de la Fundación destacan la promoción de la libertad religiosa a través de la cooperación con las confesiones minoritarias, y la investigación, debate y puesta en marcha de políticas públicas en materia de normalización de la libertad religiosa. Y para el desarrollo de estos fines la Fundación trabaja tanto con las confesiones minoritarias, apoyando a sus órganos representativos y sus actividades, como con la sociedad en general, promoviendo un mejor conocimiento de dichas confesiones minoritarias y generando, por tanto, una opinión publica informada, y también con el conjunto de las administraciones públicas, dotándolas de los recursos y conocimientos necesarios para gestionar la diversidad religiosa.Con lo que les acabo de exponer creo haber esbozado, las líneas generales que regulan las relaciones de los poderes públicos con el hecho religioso en España.
Relaciones en las que el Estado ha querido dar protagonismo a los grupos religiosos como interlocutores de la sociedad civil a la que pertenecen. Pero no sólo para gestionar y dar respuesta a las demandas espirituales de sus fieles, sino también para crear un espacio de seguridad y convivencia dentro la sociedad multirreligiosa en que la España del siglo XXI se ha convertido.

En efecto, el reconocimiento de personalidad jurídica a las confesiones religiosas minoritarias les permite articular su participación en los procesos políticos y sociales, de manera que su contribución pueda ser útil para, entre otras cosas, combatir la marginación o la exclusión de dichos grupos.
Y por tanto, este tipo de participación de las minorías en la vida pública se convierte en una condición primordial para asegurar una identidad colectiva, de pertenencia a una comunidad, de cohesión social, y en definitiva, de seguridad. Decía el insigne escritor uruguayo Eduardo Galeano que "somos, lo que hacemos para cambiar lo que somos".
Pues bien, a la vista de lo que les acabo de exponer, creo poder afirmar que en España, en los últimos 38 años desde que se promulgó nuestra Constitución, se han hecho muchas cosas en el ámbito de la libertad religiosa, facilitando la convivencia y haciendo que nuestra sociedad sea hoy, pese a las inevitables divergencias inherentes al libre pensamiento y a la propia naturaleza humana, una sociedad mejor, más cohesionada, más inclusiva y más respetuosa con la diversidad.Pero ello no debe llevarnos a caer en la autocomplacencia, pues es evidente que el ámbito de la libertad religiosa y del perfeccionamiento de las relaciones entre el Estado y el conjunto de los poderes y administraciones públicas con las confesiones es un camino siempre inacabado y susceptible de mejora.
En estos primeros años del siglo XXI la libertad religiosa está sufriendo crecientes y graves amenazas. Las vulneraciones son de diferente alcance, pero el conjunto de todas ellas nos muestra un panorama no demasiado estimulante.

Y los fenómenos de intolerancia, fanatismo e incluso de violencia que se llevan a cabo en nombre de la religión, ciertamente no ayudan. De ahí la importancia del papel de los líderes religiosos para desactivar los brotes de violencia inspirada o justificada en nombre de la religión.En su célebre discurso pronunciado en la Universidad de El Cairo el 6 de abril de 2009, el Presidente Obama dijo que "América y el Islam comparten principios comunes de justicia, progreso, tolerancia y dignidad de las personas".
Sin ánimo de corregir a tan alto dignatario diría yo que esos valores no sólo son compartidos por América y el Islam, sino por el conjunto de las sociedades que se consideran libres y civilizadas, y también por el conjunto de las confesiones y credos. Hoy más que nunca se hace necesario que los líderes religiosos ejerzan un auténtico liderazgo moral sobre sus fieles, exhortándoles a hacer efectivos unos compromisos de paz, tolerancia y convivencia, sin los cuales no cabe hablar de respeto por la dignidad humana, que incluye la propia y la ajena.
Estas son, a mi juicio, algunas de las razones que confieren relevancia a las reflexiones y debates que se producen en estas jornadas y resultan, sin duda, uno de los principales valores de las mismas. Muchas gracias por su atención.

Saludo de la Excma Sra.Dª Carmen Sánchez Cortez-Martín, Secretaria de Estado de Justicia de España
Eminentísimo Sr. Cardenal!
Excelentísimo Sr. Embajador!
Excmo. Dr. Evsen!
Emmo. Gran Mftí de Azerbaiyán y de todo el Cáucaso, Representantes de la Iglesia ortodoxa, católica y del judaísmo de Azerbaiyán, Ilustrísimas autoridades!
Sras y Sres!


Es para el Ministerio de Justicia un privilegio poder estar presente en la inauguración de estas jornadas con el título "Las Religiones y su contribución a la concordia y a la paz", que se van a celebrar en Madrid y Murcia, con el fin de fomentar e impulsar el diálogo interreligioso.
Hace casi 70 años, vio la luz la Declaración Universal de los Derechos Humanos como gran compromiso jurídico y ético de la comunidad internacional que surgió de las cenizas de una guerra que desangró al mundo.
De este modo, el ideal del mantenimiento de la paz, fin para que naciera la Organización de las Naciones Unidas, sólo podía convertirse en realidad auténtica si los derechos proclamados en dicha Declaración, se respetaban y aplicaban del modo más completo e integrado posible. La Paz quedaba ligada de manera inescindible a la realización de los derechos humanos. Ya no era posible aceptar otro concepto diferente de la paz y de convivencia entre los pueblos aunque este nuevo y muy exigente enfoque, nos reclame constantemente la profundización en el sentido y alcance de cada uno de los derechos humanos y libertades que esta Declaración contiene.
Hoy nos corresponde dedicar nuestra atención a una de las libertades allí comprendidas: la libertad religiosa, la libertad de cada persona de venerar a Dios a su propio modo en cualquier lugar del mundo. Se trata de una libertad esencial, porque descansa en lo más íntimo y elevado del ser humano: su condición libremente asumida de creyente, que ha de poder ejercer, individual y colectivamente, con inmunidad de coacción. Una inmunidad de coacción que implica tanto a los poderes públicos como al conjunto de la sociedad.
El doctor Nussbaum hace década en su intuición fundamental: "allí donde no hay libertad religiosa, habrá convivencia pacífica, el resto de las libertades de respetarán.. “La libertad religiosa es mejor termómetro para calibrar la vigencia del conjunto de las libertades pues allí donde se conculca la libertad religiosa, el resto de las libertades están amenazadas. Pero en los últimos tiempos, la comunidad internacional ha sido alertada por diferentes organizaciones que, al analizar y estudiar la situación de la libertad religiosa en el mundo coincide en afirmar que se ha producido un empeoramiento en el ejercicio de la misma. En algunos países nos encontramos ante una encarnizada persecución de las minorías religiosas de enorme crueldad y violencia. En otros países los fenómenos de discriminación por motivos religiosos lejos de disminuir están aumentando. Y en países que formalmente tienen garantizado el ejercicio de la libertad religiosa los fenómenos de intolerancia y la hostilidad hacía el hecho religioso adquieren dimensiones preocupantes.

Ciertamente no podemos estar satisfechos de la situación en que se halla la libertad religiosa en el mundo. Porque lo que está en juego no es sólo esta concreta libertad sino conjunto de todas las libertades. Como afirmó una resolución del Parlamento Europeo (2013): "Como derecho humano fundamental la libertad de religión y creencias garantiza la diversidad. Su libre ejercicio contribuye directamente a la democracia, el desarrollo, el Estado de Derecho, la paz y la estabilidad". Por eso nuestras sociedades deben asumir una visión del hecho religioso como algo digno de respeto y protección.
En la realidad que nos rodea, es necesario reivindicar el papel de lasn religiones mismas en la defensa de la libertad religiosa y en su compromiso en luchar contra todos los fenómenos de intolerancia y de fanatismo que nacen y se desarrollan en el seno de las mismas religiones invocando incluso al mismo Dios. El terrorismo practicado, alimentado o simplemente justificado en nombre de una religión provoca- todos somos conscientes de ello- el mayor daño a la libertad religiosa y a la normalización del pluralismo en el conjunto de nuestras sociedades.
El rabino Jonathan Sacks decía con claridad "El mismo Dios llora ante el mal que se está cometiendo en su nombre". Por esta razón, la responsabilidad de las comunidades religiosas a favor de la tolerancia es inmensa en este terreno. Los líderes religiosos deben demostrar que las religiones son instrumentos de paz. Y hay que alentar las iniciativas de expresión pública de respeto mutuo entre los grupos religiosos. Porque la batalla contra el fanatismo religioso, fuente de uno de los terrorismos más crueles, es también una batalla cultural y religiosa.

Con satisfacción vemos crecientes iniciativas de los dirigentes religiosos que reivindican el papel de las religiones como instrumento de paz. Esta acción resulta sumamente valiosa, porque son las autoridades religiosas las que deben erradicar la idea, que puede naturalmente instalarse en sectores de la población, de la conexión entre religión y violencia. Estas Jornadas son un ejemplo de esto a lo que me estoy refiriendo.
Toda la sociedad tiene el derecho de defenderse del fenómeno de la violencia terrorista. Y los Estados y la comunidad internacional tienen el deber de impulsar todas las energías, con los medios que resulten necesarios, para proteger la seguridad y la paz. En las sociedades libres, que hemos adoptado el modelo de la democracia pluralista, nos hemos dotado de ordenamientos jurídicos suficientemente potentes para superar el antagonismo entre libertad y seguridad. Lo importante es que todos los que defendemos la libertad religiosa tengamos un discurso claro y que lo sepamos trasladar a nuestras sociedades, que también están sometidas a los mensajes, a veces muy insidiosos de los enemigos de la libertad.
Nos equivocaríamos si pensáramos que bastan medidas eficaces, por parte de los aparatos del Estado, para la protección de la seguridad de los ciudadanos contra los fenómenos de la violencia fanática. Hace falta, ahora más que nunca, una intensa colaboración entre los responsables políticos y quienes ejercen el liderazgo en los ámbitos sociales y religiosos para dar una batalla cultural, que promueva la tolerancia y el pluralismo, en definitiva, los valores en los que se asienta la Declaración de Derechos Humanos. Me parece que esta tarea tiene un carácter prioritario.
España y Azerbaiyán son dos países que ejemplifican muy bien aquello a lo que me estoy refiriendo. Dos países en los que, a pesar de la presencia mayoritaria en los mismos de una determinada confesión religiosa, el resto de confesiones conviven en un clima de armonía. Ello ha sido posible, no sólo como consecuencia de un ordenamiento jurídico que reconoce y respeta la existencia de una pluralidad religiosa en su territorio sino que además sus líderes religiosos dialogan, conviven y colaboran para hacer posible el ejercicio del derecho de libertad religiosa de todos los ciudadanos. En estas Jornadas conoceremos esa realidad a la que me estoy refiriendo y a la que el Papa Francisco hace escasamente semanas puso como ejemplo pues, en su reciente visita a Azerbaiyán señaló cómo las buenas relaciones entre confesiones “tienen una gran importancia para la coexistencia pacífica y la paz en el mundo…y demuestran que entre los creyentes de las diversas confesiones religiosas son posibles las relaciones cordiales, respetuosas y de cooperación para el bien común". Muchas gracias.

Representante del Gobierno iraquí, Excmo. Sr. Ali Mehdi Jawad
Señoras y señores Assalam Alaykum.

Es un gran placer estar entre ustedes en un diálogo tan importante. Quisiera extender mi agradecimiento al Sr. Ali Evsen quien realiza y patrocina dicha reunión, así como al Ministerio de Justicia de España.
Estamos aquí para que este diálogo interreligioso intercambie asuntos de mutua preocupación en los principios culturales, sociales y religiosos. Explorar el compromiso de las tradiciones religiosas del mundo en torno a cuestiones teológicas y en sus esfuerzos por colaborar en questiones de paz, derechos humanos, desarrollo económico y social. Todos vivimos en un mundo interconectado que incluye una gran diversidad cultural, étnica, racial, nacional y religiosa, es imperativo encontrar maneras de unirnos como una familia humana respetando nuestras diversidades. Esto es vital si todos vivimos en un mundo pacífico, no como si estuviéramos viviendo ahora en verdadera amenaza y terrorismo global que amenazan a todos nosotros desgraciadamente bajo pretextos religiosos.
Soy de un país que sus principales componentes vivieron pacíficamente durante los siglos pero nosotros despertamos al nuevo enemigo común del diablo que agobia a todos los humanos, empezaron con los musulmanes suníes, musulmanes shiitas, chistianos y yezedistas. Están promoviendo el odio a todo el mundo atrayendo y reclutando adolescentes desesperados que regresarán de vuelta de Europa, de Asia central y Estados Unidos para practicar su ideología de muerte. Por lo tanto, esta reunión no debe limitarse al diálogo interreligioso y las teorías culturales y religiosas, sino a encontrar formas de inmunizar a nuestros países y a todos nuestros pueblos, musulmanes, cristianos y judíos del peligro y el riesgo de conflictos religiosos que dan crédito al Diablo -enemigo común para practicar su ideología.

Nosotros en Irak, como la gente y el gobierno apreciamos y agradecemos a todos y cada uno de los esfuerzos que promueven este diálogo interreligioso. Nuestra generación ha llegado al umbral de una nueva era en la historia de la humanidad: la comunidad mundial. Las comunicaciones modernas, el comercio y las relaciones internacionales, así como los dilemas ambientales y de seguridad que todos enfrentamos, nos hacen cada vez más interdependientes. Viviendo en una aldea global frente a la amenaza de la nueva existencia, ninguno de nosotros vivimos en una isla aislada protegida de tal amenaza común.
También es imperativo encontrar maneras de resolver nuestros conflictos en el contexto de tal amenaza mundial. Los campos de la comunicación intercultural y el diálogo interreligioso proporcionan herramientas importantes para ayudar a las personas a entender todas estas diversidades de formas más positivas que aumentan la comprensión entre las personas y pueden enriquecer la vida de las personas. Necesitamos manejar las diferencias pero entendiendo otras culturas y diversidades.
Las religiones verdaderas evitarán las ministraciones innecesarias del comportamiento de otras personas, que pueden empeorar los conflictos que ya existen.
Existen muchos enfoques positivos y para abordar la diversidad desde los campos de la comunicación intercultural y el diálogo interreligioso, ya que estos se refieren a crear futuros más pacíficos, mediante la adopción de la comprensión y el respeto a la fe, la diversidad de razas, etnias, culturas, Y las religiones. Nadie puede vivir en aislamiento.Así, nos guste o no, nuestra diversa familia humana debe finalmente aprender a vivir juntos. Individual y colectivamente debemos asumir un gran sentido de Responsabilidad Universal. Muchas gracias.

Excmo. Sr. Silverio Nieto Núñez. Palabras de clausura del moderador
Me permito hacer una última reflexión, muy breve, antes de dar por finalizadas estas Jornadas, Como se ha dicho en las interesantes intervenciones anteriores, es un gran signo reunirnos en amistad fraterna, un signo que manifiesta esa armonía que las religiones juntas pueden construir a partir de las relaciones personales y de la buena voluntad de los responsables religiosos y políticos, gracias a una sociedad que reconoce los beneficios de la multiculturalidad.
Las religiones tienen precisamente una gran tarea: acompañar a los hombres y mujeres en la búsqueda del sentido de la vida, llamadas a edificar la cultura del encuentro y de la paz, hecha de comprensión, pasos humildes y concretos.
Como recordaba el Papa Francisco en su reciente viaje a Azerbaiyán, la Iglesia Católica, aun siendo en ese país una presencia numéricamente exigua, está inserta en la vida civil y social de Azerbaiyán, participa en sus alegría y es solidaria para afrontar sus dificultades.

El mundo nos mira a nosotros los creyentes, nos llama a colaborar entre nosotros y con los hombres y las mujeres de buena voluntad que no profesan alguna religión. Es importante continuar con un diálogo interreligioso abierto y respetuoso, que ayude a conocerse más y afrontar juntos muchos de los problemas que afligen a la humanidad, como el servicio a los más necesitados, el cuidado de la creación, y asegurar a todas las personas una vida más digna.

Los representantes de las confesiones religiosas no deben tener miedo de denunciar, sin vacilación, las acciones violentas y ambigüedades de ciertos grupos que no tienen nada que ver con el enfoque religioso de la vida. Los jóvenes son el futuro de las comunidades religiosas y de las sociedades en su conjunto. Cada vez más, vivirán en sociedades multiculturales y multirreligiosas. Es esencial que sean bien formados en sus propias tradiciones religiosas y bien informados sobre otras culturas y religiones.
Cuando los musulmanes, los judíos y los cristianos colaboran juntos a favor de la paz y la justicia, abandonando la confrontación y aunando sus esfuerzos, testimonian el cuidado amoroso de Dios y trabajan por un mundo mejor. Reuniones como las que estamos celebrando hoy en Madrid deben ser alentadas y fomentadas: ponen de relieve que son posibles las relaciones cordiales y fecundas de colaboración entre hombres de diversas religiones.
Gracias de nuevo a todas las personalidades religiosas y políticas que han participado, así como a todos los que han tenido la amabilidad de asistir.